sábado

Gotas

Alex Kanevsky





Está el viento azotando

la ventana de esta casa

inerte.

Intenta traspasar

un cristal tan duro

como exhausto.

No sabe el aire

que vive tan solo

un corazón sin sustento.

No sabe este viento,

visitante inocente

que ya no bombea sangre

a ningún órgano.

El pulso que una vez

hizo temblar a paredes

y tejado,

hoy no late

no azulea

no te busca

no llora

no segrega amor,

sólo gotea

exceso de indiferencia.



6 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

Muy buenas imágenes, magnífico poema.
Salud
Francesc Cornadó

Felipe dijo...

Bello y delicado poema para un hermosísismo cuadro.

Saludos

don vito andolina dijo...

Hola, bello e intenso blog, preciosas entradas,si te gusta la palabra en el tiempo, la poesía,te invito al mio, será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen viernes, besos mestizos...

Sabagg dijo...

Que sea sólo mientras vuelve la vida en plenitud. Y que en tanto no deje de bombear, de palpitar aunque sea lento. Un abrazo!

Ana Muela Sopeña dijo...

Muy buena la crudeza de estos versos, Meri pas.

Te dejo un abrazo
y mi enhorabuena
Ana

anna calafat dijo...

Las paredes resguardan al que lo habita sin inmutarse cuando este ser ya no esta...